III Festival Gourmet “Sabores de Cuba y el mundo”, en Bayamo

Platos de la cocina tradicional bayamesa...

Platos de la cocina tradicional bayamesa…

El tercer Festival Gourmet “Sabores de Cuba y el mundo” inició hoy en la ciudad de Bayamo y centra su atención en las cocinas de contingencia.
El evento, con sede en el Museo Provincial Manuel Muñoz Cedeño se extenderá hasta el próximo día seis de noviembre y pretende indagar en la cultura culinaria desde las artes visuales y audiovisuales, la literatura, el turismo y las cocinas regionales.
Esta tercera edición está dedicada al 501 aniversario de la fundación de la villa de San Salvador de Bayamo y a la cultura culinaria del territorio.
Las dos anteriores ediciones del festival se han realizado en La Habana y esta constituye la primera vez que se traslada hacia el oriente cubano.
Durante todo el festival se realizarán degustaciones de diferentes platos autóctonos como las bolas de fuego, el bollo prieto y el pan de maíz.
El programa incluye además conferencias, paseos culturales, exposiciones artísticas, una muestra de cine cubano y recorridos por la ruta gastronómica bayamesa.
Foto0554

Foto0557

Foto0558

Foto0561

Foto0569

Foto0562

Foto0563

Foto0564

Foto0565

Foto0566

Foto0571

Foto0569

Foto0574

Una muestra de los platos típicos de Bayamo: narcal, pan de maíz y empanadilla

Una muestra de los platos típicos de Bayamo: narcal, pan de maíz y empanadilla

Longanizas con yuca hervida...

Longanizas con yuca hervida…

Pastelillos

Pastelillos

Bolas de fuego...

Bolas de fuego…

Frutas...

Frutas…

VESTIDO DE NOVIA Y SUS INTERROGANTES…?

120px-Vestidodenovia(FILEminimizer)3Después de ver la película “Vestido de novia” la primera idea que me viene a la mente es la de ser un filme valiente. Un producto que logra denunciar la dura realidad que viven muchas personas por el simple hecho de ser diferentes. La fuerte lucha interior que tienen que enfrentar para lograr quedar bien con la sociedad sin renunciar a ser ellos mismos.
A mi modo de ver el filme es creíble, con buenas actuaciones, excelente banda sonora y una acertada dirección de arte que logra recrear de forma intimista la cotidianidad de los personajes.
Siempre he creído que si una película te hace pensar, reflexionar sobre lo que acabas de ver y te deja un buen recuerdo, entonces ha cumplido su cometido. Y eso ha hecho el filme, al que hay que acercarse sin prejuicios y con ganas de conocer qué es lo que nos propone su directora Marlyn Solaya.
Ya he leído algunas críticas y ahora comprendo por qué en su mayoría han estado marcadas por el machismo y no por la sensibilidad con que se retratan estas vivencias.
Para acercarse a “Vestido de novia” es necesario huir de los estereotipos y adentrarse en el ser humano, en sus complejidades, conflictos, secretos y miedos.
Si todo se resolviera con decir la verdad las cosas serían demasiado sencillas. ¿Acaso el esposo de la protagonista hubiera entendido y aceptado todo desde el inicio? Es muy probable que no… ¿O acaso Sisi encontraría sosiego con la tan añorada cirugía y hubiera podido dejar atrás todo el resentimiento y malos recuerdos, guardados en un pasado que no la dejaba escapar?
Interrogantes todas que nos hacen volver la mirada hacia un mundo lleno de interrogantes y hasta ahora muy pocas respuestas.

Rechazo… ¿por qué?

Foto0095
Si nos detenemos a analizar la conducta de los seres humanos ante las diferentes circunstancias y acciones del resto de la humanidad cabría preguntarnos:
¿dónde está la tolerancia? ¿dónde se esconde? Porqué en pleno siglo XXI cuando muchos atestiguan que le decimos adiós a la postmodernidad los hombres seguimos siendo tan cerrados y tan inalterables como hace 60 años atrás o incluso un poco más.
Aunque parece contradictorio sí, es cierto, la intolerancia reina sobre la faz de la tierra y se apodera aún de los desesperanzados hombres. Cuando ciclones, temporales, erupciones volcánicas, movimientos sísmicos, tsunamis, sequías, olas de calor e inviernos tan fríos que no se habían registrado antes confluyen en el planeta los hombres no ceden, por el contrario, pareciera que arrecian cada vez más y sostienen con más fuerza sus erradas opiniones y concepciones. El hombre permanece casi inalterable ante tantos desastres y pareciera que a medida que empeora la situación, provocada por unos pocos con su insaciable sed de riquezas, sólo se encierra en sí mismo cada vez más deshumanizado.
Escasean los actos amables y nobles, los detalles humanos que mueven la conciencia del resto de los presentes. Ya no hay asientos para embarazadas, enfermos o ancianos. Nos hemos olvidado al extremo de nuestros sentimientos, de nuestra conciencia. Precisamente ahora cuando más los necesitábamos para enfrentar los difíciles momentos que se avecinan y poder aferrarnos a la vida con la esperanza puesta en que somos animales racionales que pensamos, analizamos y entendemos que todos necesitamos de todos para seguir viviendo.
Si cada quien es una persona y por ello merece y necesita del respeto que su vital condición humana le ofrece ¿cómo es posible entonces que existan personas que a diario lo olviden, lastimen y dañen al resto? Es inconcebible que si no entiendo, no comprendo al otro, ya por ello tenga el derecho o el aval para agredirlo. Los más débiles son siempre las víctimas.
Todo lo diferente, todo el que no piense como yo es blanco de mis críticas, de mi rechazo, de mi animadversión. Así hemos contribuido a la marginalidad, hemos ido marginando poco a poco a todos aquellos que no ceden ante nuestra presión, la que ejerce la cultura dominante.
Pero si incomprensible es esto, más aún resulta que las mismas subculturas marginadas luego de haber sufrido el rechazo por parte de la cultura dominante a su vez se hagan eco de la intolerancia. Es bastante contradictoria la conducta humana. Quien exige respeto es incapaz de respetar a quien es doblemente marginado por la cultura dominante y por otras subculturas marginadas.
Todo pasa por el tapiz del desconocimiento, de la insensibilidad. ¿Cómo voy a juzgar a quien no conozco?
Nos resulta muy difícil admitir lo nuevo que contradice lo que yo creo, pero ese rechazo solo genera rechazo, como respuesta o como defensa.
Pese a la fuerte lucha contra la homofobia cuántas personas detestan a los homosexuales. Hasta cierto punto es un fenómeno que ha pasado a ser cotidiano para la cultura dominante, pero aún sigue generando la no aceptación. Es la intolerancia que me mueve a ofender, a cuestionar, a maltratar y denigrar a esa persona sencillamente diferente.
Es muy frecuente también la intolerancia dada por la diferencia de edad. Resulta difícil conversar con nuestros padres, expresarles nuestras ideas y puntos de vistas porque no nos entendemos. Los entendemos con mayor facilidad nosotros a ellos que viceversa. Casi nunca se puede llegar a consenso. Se necesitan padres nuevos para hijos nuevos expresaba una psiquiatra especializada en la atención a niños y adolescentes. Los hijos de hoy tienen otras experiencias y una vida mucho más acelerada. En muchos casos son hijos que necesitan tiempo y espacio por parte de sus padres, abatidos por el trabajo y quehaceres para poder sostenerlos. Casi parece más factible hacer la guerra que llegar a entendernos.
Será muy difícil que todos lo veamos así de simple, como natural y normal, pero habremos ganado mucho si nos detenemos a pensar que no lo entiendo pero como persona que es la respeto.

El cliente: ¿Seguirá siendo el gran afectado?

Más conocida como la Croquetera...

Más conocida como la Croquetera…

A los bayameses y a los que no lo somos, pero también vivimos en esta hermosa ciudad, nos hacía ilusión la idea de que la unidad gastronómica La Croquetera, ubicada en el mismo paseo, pasara a ser una cooperativa no agropecuaria.

Pensábamos entonces que esa sería la oportunidad perfecta para recibir un mejor servicio y ampliar las ofertas, aunque una duda martillaba nuestra mente: ¿acaso se mantendrían los precios módicos, o con el cambio también aumentarían?

Para sorpresa de muchos, la cooperativa no agropecuaria ya funciona desde hace algún tiempo, y ha mantenido importes equivalentes.

Por supuesto, la croqueta ya no se sale del pan, porque disminuyó su tamaño, y lamentablemente lejos de aumentar las propuestas en la tablilla sólo se redujeron.

Ya ni refresco encuentras la mayor parte de las veces y por si fuera poco, la calidad del servicio deja mucho que desear y no es precisamente por el maltrato, sino por la falta de interés por aspectos tan vitales como la limpieza y la buena presencia de los locales donde se expende alimento.

Mesas vacías y sucias, platos con restos de pan y un ambiente desolador hacen del sitio un dudoso destino para regresar.

Entonces te vienen a la mente algunas interrogantes: ¿Qué sucede ahora? ¿Acaso no dicen que el salario de los trabajadores ha aumentado considerablemente?

También otras como: ¿Por qué no mejora entonces, de igual forma, la calidad de las ofertas y del servicio? ¿Será que tendremos que conformarnos eternamente los clientes de La Croquetera con este panorama?

En fin, interrogantes todas que llevan a una sola respuesta: no se trata de si es una cooperativa no agropecuaria o una unidad gastronómica estatal, se trata sencillamente del requerido cambio de mentalidad para que las cosas finalmente comiencen a marchar bien.

Parece toda una cadena similar a la evolutiva en la que el más débil siempre lleva la de perder, en este caso el cliente: ¿seguirá siendo el gran afectado?

Urge, sin dudas, buscar soluciones que tengan en cuenta finalmente que: “El cliente paga, y por tanto, merece un servicio de calidad”.

En busca de un sueño…

10687225_357179114444053_5694751869929944973_nFue una idea la que pasó por su mente como un rayo de sol que surca los cielos. Fue fulminante y estruendosa como todo lo que tiene relación con él.

Todo estaba ya en su cabeza, lo veía tan claro: reuniría a un grupo de experimentados y reconocidos músicos santiagueros a quienes el tiempo y el olvido se habían tragado como una buena parte de la historia musical de esa tierra fervorosa y pródiga.

Aldo, no reparó en peros y sin más se dio a la tarea de organizarlo todo.

Primero convidar a quien lo apoyara en la producción, que no por simple, dejaría de ser costosa. Luego serían los camarógrafos y un sin número de personas que cedieron irremediablemente a su pasión, que logró atraparlos de inmediato.

Fue así que una vez calculados los detalles, estos cuatro idealistas se lanzaron a una aventura maravillosa en la ciudad rebelde, hospitalaria y heroica.

Era apasionante recorrer cámara en mano los antiguos salones de baile de la urbe más alegre del país. Y ni hablar de la emoción advertida al escuchar las experiencias de cada uno de los integrantes de la Real Orquesta Cuba.

La agrupación había nacido al fragor de la idea de rescatar una parte importante de la rica historia musical de Santiago de Cuba, cuna de importantes géneros como la trova, el bolero y el son.

Sería solo una semana para la producción del material audiovisual que pretendía revivir pasajes guardados en la memoria de unos tantos e insólitos para muchos otros.

A este le seguiría un largo proceso de post producción que ya está a punto de concluir…

Si te has sentido atraído por esta apasionante historia, te convidamos a poner tu granito de arena para que esta idea finalmente se haga realidad. Aquí está toda la información que necesitas http://www.kisskissbankbank.com/…/projec…/oye-santiago-baila

La Real Orquesta Cuba en conciertoEn los ensayos...En los preparativos del conciertoDurante la filmación del documental "Oye santiago Baila"En los ensayosLos bailadores recordando y disfrutando...